Everyday Stewardship

What power lies in a name?  Have you ever met a “David,” “Holly,” or “Jack” and said, “They don’t look like a David, Holly, or Jack”?  Sometimes our name actually adds something to our person.  Peculiar people sometimes have peculiar names.  Some people of tremendous strength have names that we deem strong as well.  Sometimes we give nicknames to people because of some attributes they exhibit.

In the Bible, names mean a lot.  Saul changes his name to Paul when he converts.  Adam means “man,” as in the first man.  Eve means “to live” or “to breathe.”  Elizabeth took great care to name her son John as God commanded, even if other family members did not understand why such a unique name not found in their lineage.  It was a unique name for a child who had a unique future of preparing the way for the Messiah.

We have our baptismal names, our surnames, our Confirmation names, and our maiden names.  But all disciples of Jesus also bear the same name: Christian.  People may wonder what does a David, Holly, or Jack really look like, but they should never wonder what a Christian looks like.  Unfortunately, too often those who bear this name don’t resemble the characteristics embodied in the name.  Simply, a Christian looks like Christ.  A Christian acts like Christ.  A Christian truly is Christ to a world that seeks to uncover the true meaning of his name.

—Tracy Earl Welliver, MTS

La corresponsabilidad diaria

¿Qué poder hay en un nombre? ¿Alguna vez conociste a un “David”, una “Hada” o un “Juan” y dijiste: “no tienen cara de David, Hada o Juan”? A veces nuestro nombre le aporta algo a nuestra personalidad. Las personas peculiares a veces tienen nombres peculiares. Algunas personas muy fuertes tienen nombres que también consideramos fuertes. A veces ponemos apodos según algunos de los atributos que esas personas muestran.

En la Biblia, los nombres tienen mucho significado. Saúl cambió de nombre cuando se convirtió y pasó a llamarse Pablo. Adán significa “hombre”, como el primer hombre. Eva significa “vivir” o “respirar”. Isabel tuvo mucho cuidado de llamar a su hijo Juan como Dios le había ordenado, aun cuando otros miembros de la familia no entendían por qué le pondría un nombre tan particular que no se encontraba en su linaje. Era un nombre particular para un niño que tenía el futuro particular de preparar el camino para el Mesías.

Tenemos nombres de bautismo, apellidos, nombres de confirmación y nombres de soltera. Pero todos los discípulos de Jesús además llevan el mismo nombre: cristianos. La gente podría preguntarse cómo es realmente un David, una Hada o un Juan; pero nunca debería preguntarse cómo es un cristiano. Desdichadamente, con mucha frecuencia, quienes llevan este nombre no reflejan las características representadas en este nombre. En resumen, un cristiano se parece a Cristo. Un cristiano actúa como Cristo. Un cristiano no es más que Cristo para un mundo que busca descubrir el verdadero significado de su nombre.

—Tracy Earl Welliver, MTS