Everyday Stewardship

What else is there to give when one has already given away their body and their life? What more can one say or do to demonstrate love for another when all they have has been given to another? This total giving of self to loved ones cannot be trumped by flowery words or material gifts that are fleeting. This is the ultimate in love. This is the love Jesus had for us on the way to his passion, at the institution of the Holy Eucharist. This is the love he has for us daily in the celebration of the Mass on altars in every church, in every city, in every nation on earth. No one can give more. No one can ask for more. This is the true heart of Christian stewardship.

If you take the time to gaze upon your God in the simplest of forms and begin to reflect on what has actually taken place with bread and wine becoming the presence of the Divine, then you can begin to understand true humility, sacrifice, and love. And when you have the privilege to take that Real Presence into your body at the meal where you are an honored guest, you become one with the One who is the embodiment of stewardship. Then, you must ask the question of yourself, “How can I even begin to reflect the love that I have encountered at this feast?” The answer is you can begin with the simple actions of the day: where will you go, whom will you meet, and in what work will you partake? Jesus Christ has shown that the greatest gift ever given can be disguised in this world in a piece of bread. By joining your body to his, he can now transform human hearts, not by grand acts, but by everyday acts, by everyday people practicing Everyday Stewardship.

—Tracy Earl Welliver, MTS

La corresponsabilidad diaria

¿Qué mas hay que dar cuando uno ya ha entregado su cuerpo y su vida? ¿Qué más puede hacer o decir uno para demostrar el amor hacia los demás cuando todo lo que tiene ya fue entregado a otro? Este dar completo del ser hacia los demás no se puede comparar. Este es el amor más grande. Este es el amor que Jesús nos tuvo en el camino a su pasión, en la institución de la Santa Eucaristía. Este es el amor que nos tiene diario en la celebración de la misa en el altar en cada iglesia, dentro de cada ciudad, en todas las naciones del mundo. Nadia puede dar más. Nadie puede pedir por más. Este es el verdadero corazón de la corresponsabilidad Cristiana.

Si toma el tiempo de fijar su mirada en Dios de las formas más sencillas, y comienza a reflejar en lo que ha tomado lugar con el pan y el vino convirtiéndose en la presencia Divina, entonces usted puede comenzar a entender la verdadera humildad, sacrificio y amor. Y cuando tenga el privilegio de tomar esa Verdadera Presencia en su cuerpo, en la cena del Señor, usted se convierte en uno con Él que es el más grande ejemplo de la corresponsabilidad. Después, debe preguntarse, ¿Cómo puede comenzar a reflejar el amor que he experimentado en la fiesta del Señor? La respuesta se encuentra en las cosas sencillas de cada día: ¿Dónde irá? ¿A quién conocerá? ¿Qué será su trabajo? Jesucristo ha mostrado que los regalos más grandes están disfrazados de un pedazo de pan. En juntar su cuerpo con el de Él, Dios puede transformar a los corazones humanos, no por acciones grandes, sino en acciones diarias, por personas ordinarias, practicando la corresponsabilidad.

—Tracy Earl Welliver, MTS